martes, 19 de enero de 2016

Pan crujiente XXXL

Hasta ahora siempre os he hablado de mis adicciones dulces

Los que me conocéis, ya sabéis que me vuelve loca todo lo que esté cargado de azúcar, ya sea chocolate, crema, bollos, Nutella a palo seco, chocolatinas, lacasitos, cucharadas-de-merengue-directamente-desde-el-bol...



Pero si os hablo del otro extremo, hay algo que me hace perder la cabeza desde bien pequeña.


Y eso es, el pan extremadamente crujiente, con mantequilla y sal.


Recuerdo a mi abuelita sacar el pan del horno y aún templado partirlo con sus propias manos mientras se escuchaba el crujir de la corteza.

Luego untaba un buen trozo con mantequilla casera y le añadía algo de sal...

Desde aquel entonces (ya han pasado más de 25 años), no he dejado de tomar pan con mantequilla casera, en mi Instagram suelo añadir recetas de este tipo, podéis seguirme pinchando aquí.


Así que hoy os dejo con una de mis debilidades, un pan tamaño XXXL , cuya corteza es extremadamente crujiente y miga es tremendamente suave.

Combinación perfecta para untar con mantequilla, mermelada o simplemente comerlo sin nada.


No esperéis más y corred a hacer esta receta! Lo mejor, que este pan no requiere de amasado, así que ya no tenéis excusa.

Recordad etiquetarme en Instagram con vuestras recetas, así podré verlas!! Os dejo el enlace Aquí. Podréis ver más sobre mi en mi Pagina Dulcementenadia, Twitter, Facebook personal, Pinterest o YouTube. 

Mil besos,
Nadia.

Pan sin amasado

Ingredientes:

1425g de harina panificable
75g de harina integral
990g de agua
30g de sal
15g de levadura fresca (o 4,5g de levadura seca)

Elaboración:

En  un bol disolvemos la levadura en el agua. Incorporamos  el resto de ingredientes y mezclamos bien. Cuando todo esté bien mezclado dejamos reposar la masa en el bol 5 minutos.

Pasado ese tiempo doblamos la masa sobre sí misma varias veces y cubrimos el bol con un paño húmedo o con film transparente. Introducimos el bol en el frigorífico.

Al día siguiente, lo sacamos del frigorífico. Volcamos la masa sobre una superficie enharinada (no os paséis de harina, solo es un poco) y lo formamos a nuestro gusto.

Colocamos la masa sobre papel de horno y cubrimos de nuevo con un paño húmedo unas 3 horas o hasta que observéis que haya doblado su volumen..

Precalentamos el horno a 250º e  introducimos la masa en el horno bien caliente. horneamos 10 minutos a esa temperatura y luego 45 minutos más a 210º. Introducimos una brocheta para comprobar que su interior está cocido.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Una vez casi frio, comeeeeeeeeeeeeeeeeeeeed!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario